Itinerario por Rusia y Estonia:

El itinerario por Rusia es fácil de organizar. Básicamente es decidir cuántos días pasas en Moscú y cuántos en San Petersburgo. Como los trayectos de los vuelos los puedes coger por separado y no hay diferencia de precio, pues lo más practico es entrar por una ciudad y salir por la otra.

Si encima no conoces Riga, es una buena opción coger nuestro vuelo con una escala más larga, que te permita ver la ciudad en uno o dos días.

Como nosotros seguíamos ruta hacia el Oeste, pues nuestro itinerario lógico era de Este a Oeste, si no, da igual el orden. Tallin está como a una hora en avión de San Petersburgo. También puedes ir en bus y en tren. Nosotros elegimos el tren, para mí siempre más seguro que el bus, antes que el avión por un tema horario. El horario de los vuelos no nos encajaba tan bien. El tren era de 6.30 a 14h, pero se queda 1h parado para hacer el papeleo en cada una de las fronteras. En cualquier caso, no se hizo pesado y vale la mitad o menos que el avión. Asientos muy cómodos y espaciosos.

Para hacer Estonia, una buena opción es alquilar un coche. Las carreteras son buenas y muy poco transitadas. Si solo vas a Tallin, pues simplemente alójate por el centro, no necesitarás nada más.

Y para volver desde Tallin no había vuelos directos todos los días, así que precio por precio, y país a incrementar, añadimos un día en Helsinki a donde llegas en un ferry que dura 2,5h. Eso sí, Helsinki es muy caro, así que atención al alojamiento.

Itinerario viaje por Rusia, Estonia y Helsinki.

Esta es la ruta que hicimos. El viaje tiene lugar del 14 al 31 de agosto de 2018. Al final pongo entre paréntesis la ciudad donde dormimos. Esta es la ruta de 17 días/17 noches:

Dia 0: Vuelo a Riga a las 17.10 h y llegada a las 21.50 h (Riga, LETONIA)

Día 1: Visita rápida en Riga y vuelo a Moscú a las 13 h. Plaza Roja (Moscú)

Día 2: Mausoleo de Lenin, Catedral de San Basilio y Mercado de Izmailovo (Moscú)

Día 3: Kremlin, Catedral Cristo Salvador, Calle Arbat y Universidad (Moscú)

Día 4: Convento Novodevichi y Parque Kolomenskoye (Moscú)

Día 5: Museo de la Cosmonáutica y celebración 20 aniversario de nuestra hija (Moscú)

Día 6: Visita a Serguiev Posad, en el anillo de oro. Por la noche en tren a San Petersburgo (Tren Flecha Roja)

Día 7: Fortaleza de San Pedro y San Pablo (San Petersburgo)

Día 8: Catedral de Kazán, Free Tour y Hermitage (San Petersburgo)

Día 9: Peterhof, Catedral de San Isaac y Ballet Lago de los Cisnes (San Petersburgo)

Día 10: Iglesia de la Sangre Derramada y Submarino C-189 (San Petersburgo)

Día 11: De 6 a 14h en tren a Tallin. Coche de alquiler hasta Parnu (Parnu, ESTONIA)

Día 12: Ruta a la Isla de Saaremaa (Isla Saaremaa, ESTONIA)

Día 13: Visitas Isla de Saarema (Isla Saarema, ESTONIA)

Día 14: Estación de trenes de Haapsalu y ruta a Tallin (Tallin, ESTONIA)

Día 15: Visitas en Tallin (Tallin, ESTONIA)

Día 16: A las 7 ferry a Helsinki y visita (Helsinki, FINLANDIA)

Día 17: Hacia las 13 h vuelo de vuelta y llegada a las 16.20h a El Prat

 

Conclusiones:

Rusia nos ha encantado. La hemos encontrado muy modernizada: fantástica red de metro y transporte público en general (buses y trenes cómodos, puntuales, buena frecuencia, y el metro es la envidia de cualquiera), inmensas avenidas, grandes centros comerciales, gente muy bien vestida y arreglada en general.

Moscú o San Petersburgo? Pues tenemos variedad entre nosotros. A mi Moscú me pareció más cosmopolita, con gente más moderna, más actual y San Petersburgo, a pesar de sus Palacios, más de a pie, más tradicional.

La gente nos ha parecido más abierta y amable de lo que pensábamos. No son tan secos ni rudos. Y en cuanto al inglés, también lo hablan en más sitios de los que esperaba: en muchas taquillas de entradas, en los restaurantes suele haber alguien que lo habla y tienen carta en inglés, incluso por la calle también hemos encontrado gente que lo hablaba.

Hay McDonald’s, Burger King y KFC por todas partes. En Europa no tenemos tantos. Eso sí, no todos los detectas igual de fácil por su idioma…

La única pega es que estaba masificado. En ningún sitio antes hemos hecho tantas colas ni habíamos encontrado tantos grupos, ni en Venecia, que parece una ciudad difícil para moverse. La visita al Hermitage, por la tarde que es cuando menos gente dicen que hay, se hizo incluso agobiante.

Mis imperdibles de Moscú: Plaza Roja y Kremlin, San Basilio (por fuera), Izmailovo, Ministerio de Asuntos Exteriores, alguno de los parques visitado tranquilamente y el espectáculo de Kostroma. A tiro pasado anularía la Plaza de las Catedrales a favor de Serguiev Posad, en el anillo de oro. De San Petersburgo serian la Iglesia de la Sangre Derramada, Sant Isaac y el Hermitage. Y por supuesto, el Flecha Roja, a pesar de que te sabe a poco.

El contraste con Estonia fue brutal: nada de gente, nada masificado, pura tranquilidad, a excepción de Tallin por las mañanas, donde siguen llegando los grupos. Eso sí, me pareció más caro Estonia que Rusia.

De las capitales bálticas, la más cara sin duda Helsinki, también es la que menos nos ha gustado. Quizás pillamos un día pelín lluvioso y no le supimos encontrar el qué. Y a continuación, Estonia también es más cara de lo que puede parecer, a nivel de alojamiento y restauración, que es lo que afecta al bolsillo. Letonia y Lituania que visitamos en otra ocasión tienen alternativas más económicas.

Y como siempre, un buen viaje. No tan aventurero ni exótico como en otros continentes, mucho más cultural, pero también muy completo.

 

Dia 0: Vuelo a Riga a las 17.10 h y llegada a las 21.50 h (Riga, LETONIA)

Día 1: Visita rápida en Riga y vuelo a Moscú a las 13 h. Plaza Roja (Moscú)