Gjirokaster y ruta a Shkoder (día 12, 29-7-2021, jueves)

A primera hora subimos a ver el castillo. Es una gran Fortaleza en la cima de la colina. Tiene unes vistas espectaculares del centro histórico y de las tradicionales casas de piedra. Fue construido en el S XII por el gobierno bizantino, aunque posteriormente fue ampliado y renovado. A partir de 1930 fue usado principalmente como prisión para la gente que se resistía contra el gobierno.

Precio: 400 LEK y horario: de martes a sábado de 9 a 16h y domingos hasta las 14h. La visita puede durar como una hora. Dentro está el museo de las armas, que hay que  pagar a parte, y no nos pareció muy interesante lo que se veía desde la entrada, así que no lo visitamos.

Hay indicadores explicando las diferentes zonas del castillo. Fue una visita interesante y espectaculares las vistas desde arriba. Cuando salimos estaban poniendo puestos de artesanía en la calle de acceso al castillo.

El alojamiento nos incluía el desayuno, en un bar en la plaza principal. Nos dieron diferentes opciones para desayunar: gofre, calzone, porción de pizza, sándwich… Estuvo genial y el personal muy agradable también.

Desayuno en Gjirokaster, Albania
Desayuno en Gjirokaster, Albania

Tras desayunar hicimos compras de souvenirs. Habíamos visto cosas interesantes y compramos casi todo aquí. Dar un paseo por Gjirokaster te da una idea de lo que fue la ciudad durante el Imperio Otomano Turco. Tiene las típicas casas de piedra y las calles adoquinadas. Por lo que es también conocida como la Ciudad de Piedra. Es una encantadora Ciudad por la que pasear.

Gjirokaster, Albania

Aquí también puedes visitar la Skenduli House, la casa otomana mejor conservada de la ciudad vieja de Gjirokaster; el Obelisco dedicado a la primera escuela de la ciudad; y el Museo del Túnel de la Guerra Fría, otro de los búnquers subterraneos.

Gjirokaster
Gjirokaster

El desayuno había sido fuerte por lo que no teníamos hambre así que pusimos rumbo a Shkoder, a unos 300 km, 4 horas y media aprox. La verdad es que la carretera estaba muy bien y fuimos todo el trozo a buena velocidad, hasta que llegamos a la zona de Tirana donde pillamos retenciones. Google nos marcaba un accidente y además parece que es la única carretera que va al norte, así que tenía pinta de que el tráfico siempre estaba congestionado por esta zona. En el trayecto de vuelta, también lo encontramos igual.

Decidimos esperar a comer a la llegada al alojamiento, para que no aumentaran las retenciones. Nuestro siguiente alojamiento era un camping, el Hostal Legjenda. Lo elegimos porque nos encantó. Está a las afueras de la ciudad, pero tenía un restaurante con una pintaza increíble y además de hotel, tenía unas cabañitas de madera de dos pisos que nos hicieron ojitos. Una pena no haber estado más aquí porque el lugar era de cuento. Estaba todo ambientado en Gaudí: las cristaleras, la iluminación, los diferentes rincones. Además tenía piscina y el restaurante excepcional.

Nada más llegar fuimos a comer, porque veníamos famélicos tras 4 horas de viaje, eran más de  las 16h. Nos dijeron que el restaurante no cerraba y cuando entramos, parecía un museo, con las pinturas y los retablos y los camareros con pajarita. Pensamos que menudo sablazo nos iban a pegar y fue todo lo contrario, incluso más barato que en otros sitios. Fue todo un acierto.

Comida en el Hostel Lejgenda en Shkoder
Hotel Lejgenda, Shkoder, Albania

Pasamos la tarde en la piscina. Y cenamos en el mismo sitio, a pesar de no tener mucha hambre. El castillo se ve en lo algo de la montaña, allí al lado. Y por la noche tenían una iluminación desde allí mismo que dejaba una imagen de postal.