Shkoder y ruta a Kruje (día 13, 30-7-2021, viernes)

Shkodra, la ciudad más importante del norte de Albania, ubicada en una hermosa meseta frente al lago más grande de los Balcanes que lleva el nombre de la misma ciudad y ​​con los Alpes albaneses como telón de fondo.

Desayunamos en el Boulevard Veneciano, la Calle Kole Idromeno, que es una importante calle peatonal en el centro de la ciudad. Es una calle con encanto y muchas terrazas. Fue diseñada por un arquitecto y pintor, Kole Idromeno, que se formó en Venecia, por eso tiene cierto aire italiano. Calle empedrada con bonitas farolas. Es un lugar bonito para perderse y disfrutar de una terraza.

Dimos un paseo por el centro histórico: aquí se puede ver la Mezquita Ebu Bekr, La Catedral Católica de St. Stephen o la Catedral Ortodoxa de la Natividad. Curioso enclave, con una religión al lado de la otra.

Centro de Shkoder, Albania
Mezquita Ebu Bekr en Shkoder, Albania

Nos acercamos hasta lo que tenía que ser la fábrica de máscaras venecianas, pero ya no existía. Estaban de obras y tenía aspecto de bar. En estos tiempos muchos negocios han cerrado…

También se puede visitar el Museo Nacional de fotografía de Marubi, pero no nos llamaba la atención y el Castillo de Rozafa.

Otro aliciente de la ciudad era el Puente Mesi, a las afueras de la ciudad, a unos pocos quilómetros. Es un puente de piedra de la época del imperio Otomano, en el S XVIII, rodeado de montañas. Pensamos que aquí nos podríamos dar un baño, por las fotos que habíamos visto, pero estaba totalmente seco.

Así que dimos por terminada la visita a Shkoder y fuimos hacia Kruje, nuestro último destino del viaje, a una hora y media.

Aquí reservamos un alojamiento de más nivel, puesto que era el último día. Las habitaciones eran muy amplias. Elegimos una superior y, como cuando llegamos no quedaban, nos dieron una suite por el mismo  precio.

El Hotel Panorama está en una situación inmejorable, con unas vistas del castillo y de todo el valle impresionante. Comimos en el restaurante del  hotel, y fue un acierto. Además tiene una piscina en la terraza, que disfrutamos nada más llegar.

Dimos un paseo por la calle de souvenirs. Hay que decir que es el lugar donde son más agresivos. No paran de ofrecerte sus producto y son bastante insistentes. Los precios no recuerdo que fueran mejor que en otros sitios.

Repetimos cena en el hotel. Y luego subimos hasta el castillo iluminado de noche.

Otros gastos del día:

Desayuno en Shkoder: 960 lek

Comida en Hotel Panorama: 3770 lek

Cena en Hotel Panorama: 5360 lek