Posible ruta en un día:

Empezar con Piazza del Duomo. Entrar en la Catedral, es gratis. Al lado está el Campanile di Giotto y en frente está el Baptisterio, con sus puertas de bronce. Seguir la Vía dei Calzaiouli y llegar a la Piazza Signoria (copia del «David» de Miguel Angel) o Palazzo Vecchio. Flanqueando la plaza está la Loggia dei Lanzi. Junto al Palacio Vecchio está la Plaza de la Galería de los Uffizi, que si visitas por dentro necesitarás varias horas. Seguir recto cruzando el Ponte Vecchio (Puente Viejo). Si seguimos recto llegamos Piazza Pitti. Si sobra tiempo podemos llegar a Piazza Spirito.

Piazza del Duomo

La forman la Catedral, el Campanario y el Baptisterio y son el centro de la ciudad.

Duomo Santa Maria del Fiore

El Duomo es el principal monumento de la ciudad. Consagrada a Santa María del Fiore, es una catedral enorme que se construyó entre los siglos XIV y XV, en estilo gótico italiano por obra de Arnolfo di Cambio. Sus característicos mármoles rosados, verdes y blancos que cubren sus fachadas le otorgan un encanto único, completado con sus puertas, sus frescos del interior, sus esculturas y sobre todo por la impresionante cúpula de Brunelleschi, toda una obra de arte de la arquitectura universal.

La entrada a la Catedral es gratuita aunque merece la pena pagar la entrada para subir a la cúpula.

No te pierdas la preciosa Piedad de Miguel Angel y la puerta de bronce de la Sacristía. Párate a mirar las vidrieras, inspiradas en diseños de maestros como Donatello, Andrea del Castagno y Paolo Uccello

La cúpula es un producto del genio de Filippo Brunelleschi, que en 1420 comenzó la construcción de esta obra inspirada en técnicas de la Roma clásica con doble cuerpo y con unas estructuras de sostenimiento verdaderamente avanzadas para la época. 16 años más tarde finalizaron los trabajos. El interior de la cúpula fue decorado con frescos de Giorgio Vasari y Federico Zuccari

Horario de visita turística:

Entrada a la Catedral (por la puerta izquierda de la fachada)

Lun-Mar-Mier-Vier: 10,00 – 17,00 / Jueves: 10,00 – 15,30 / Sab: 10,00 – 16,45 / Dom: 13,30 – 16,45

La «Cupola» del Duomo

Filippo Brunelleschi empezó en el 1420 la construcción de la Cupola. El diámetro interno (41,50 m.) está cerca del límite máximo para cualquier tipo de bóveda en albañilería. En vez de recuperar técnicas ya utilizadas, Brunelleschi inventó una técnica basada en sus conocimientos de la «manera de construir» de los romanos que él puso al servicio de un nuevo concepto y consideró otros problemas técnicos, culturales y estéticos, en la realización de la cúpula. La construcción de la bóveda dependió básicamente del uso de una técnica de construcción capaz de evitar cualquiera discontinuidad peligrosa en la albañilería (27.000 toneladas). La bóveda es asombrosamente moderna: en esta doble concha, la cúpula exterior más ligera protege la cúpula interna contra los elementos. Terminada en 1436, la cúpula es el mayor elemento del horizonte florentino, símbolo de una gran tradición cultural y del conocimiento cívico de la ciudad. El interior de la cúpula fue adornado por Giorgio Vasari (1511-1574) y Federico Zuccari (1540-1609) con un fresco enorme que representa el Juicio Universal.

Cúpula (entrada por la zona norte del Duomo Porta della Mandorla)

Lun-Mar-Mier-Jue-Vier: 8,30 -19,00 / Sab : 8,30 – 17,40 / 1° sábado del mes: 8,30 – 16,00

Precio 6 euros. Tiene ascensor.

El «Campanile de Florencia» o Campanile de Giotto

Con 84 metros de altura el Campanile nos ofrece una de las mejores vistas de la ciudad.
El Campanile hace de campanario del Duomo de Florencia y es una de las torres más bellas de Italia. Tras 414 escalones se accede a lo más alto, y nos permite contemplar en todo su esplendor la cúpula de la catedral y el baptisterio., así como de toda la ciudad de Florencia. Su revestimiento característico en mármol blanco, verde y rojo es similar al de la catedral.

Su obra se inició en 1334 de manos de Giotto. Con su muerte, los trabajos quedaron incompletos y se hizo cargo de ellos Andrea Pisano, que realizó una serie de refuerzos estructurales e incorporó añadidos estéticos. La torre fue terminada en 1359 por Francesco Talenti, que otorgó al conjunto de la obra un carácter más estilizado.

Sus bajorrelieves son los elementos estéticos más destacados. Los de los niveles inferiores, obra de autores como Andrea Pisano o Donatello son copias y los originales se pueden ver en el Museo dell’Opera del Duomo. Los relieves de la parte superior son obra de Pisano y representan los siete planetas y las virtudes.

Se dice que Carlos V quedó subyugado por la obra y sugirió cubrir la torre con una cubierta de cristal.

La torre abre de 8:30am a 6:50pm, se encuentra en la misma Piazza del Duomo y la entrada para subir cuesta 6€.

El Baptisterio del Duomo

Con un origen mítico dedicado al dios romano Marte y avalado por el descubrimiento de restos de ese origen en el subsuelo de la Catedral y del propio Baptisterio, las primeras noticias históricas fiables datan del siglo V, de la época paleocristiana, a la que hoy se debe la estructura octogonal básica del edificio.
Se le considera por tanto el edificio más antiguo de Florencia.

Desde entonces, los sucesivos pobladores de Florencia fueron imprimiendo su propio carácter. Consagrada a San Juan Bautista en el siglo IX, fue reconstruido en el año 1059 con un mayor tamaño y estilo romanesco. En el siglo XII el edificio fue recubierto de mármol: blanco de Carrara y verde de Prato.

Entre los siglos XIV y XV se añadieron las excelentes puertas de bronce con esculturas de mármol de Lorenzo Ghiberti.

El interior del monumento recuerda al panteón de Roma. Contiene las tumbas de diversos personajes históricos de Florencia. Destaca el fantástico techo hecho de mosaico, que representa principalmente escenas del juicio final.

Desde el exterior el monumento es inconfundible. Tiene 8 lados iguales con un añadido rectangular en la parte oeste. Este número simboliza el octavo día, es decir, el día posterior a los 7 días de medición del hombre, lo cual hace referencia a la vida eterna. Es un edificio elegante, que simboliza el románico italiano urbano y cuya belleza inspiró el diseño de la fachada de Santa María Novella de 1470.

Lo mejor del monumento son las puertas. En 1329 bajo recomendación de Giotto se adjudicó el diseño de las puertas sur (las que miran al Duomo), que tardaron 6 años en completarse. Están hechas en paneles que representan escenas de la vida de San Juan Bautista, en la parte inferior las virtudes.

Las puertas del norte y del este fueron obra de Ghiberti. Las puertas originales fueron retiradas para evitar su deterioro y tras su restauración fueron expuestas en parte en el Museo dell’Opera del Duomo. Las puertas del norte representan escenas del nuevo testamento mientras que las del este exponen momentos del antiguo testamento.

Las puertas del este enamoraron al mismísimo Miguel Angel, hombre parco en halagos, que no dudó en calificar la obra como las puertas del paraíso.

Precio: 3 euros

Horario: de lunes a sábado de 12 a 7 y los domingos de 8:30 a 14h de la tarde.

Mercato Nuovo

Tras seguir por vía de Calzaiuoli llegamos al Mercato Nuovo. Hay que buscar el jabalí y tocarle el hocico y echarle la moneda en la boca para cumplir las distintas tradiciones y poder volver a Florencia.

Piazza de la Signoria

Aquí están el Palazzo Vecchio, la logia Della Signoria y el palacio de los Uffizi. Está decorada con numerosas estatuas.

Loggia Della Signoria

Era utilizada primero como lugar de reunión y luego como cuerpo de guardia. Hoy tiene estatuas.

Palazzo Vecchio

Palazzo Vecchio es el más importante edificio civil en la ciudad de Florencia. La construcción, planeada por Arnolfo di Cambio, empezó en 1299. Inicialmente fue la sede de los Priores del Arte y de la Signoria. Fue temporalmente casa de la familia Granducale antes de su traslado al Palazzo Pitti. Fue en este período (1550-65) cuando Vasari lo transformó, decoró suntuosamente los interiores reconstruidos para convertirlo en la sede del gobierno y la residencia oficial de la familia dominante. El palacio entero es un museo, especialmente los «cuartos monumentales». Merece la pena ver el Salone dei Cinquecento, el estudio de Francesco I de’ Medici, el cuarto de los elementos y el Pasillo de los lirios. Desde la Loggia dei Lanzi se domina toda la Plaza de la Signoria frente al palacio; hay varias estatuas importantes, incluido el «Perseo» del Cellini y el «Rapto de las Sabinas» por Giambologna.

Horario: de 9 a 19 h.

Precio: 6 €

Galería de los Uffici

Es uno de los museos de pintura más ricos del mundo. Hay pinturas de Botticelli. Si quieres verlo por dentro necesitarás varias horas.

Ponte Vecchio

Es el puente más antiguo de Florencia, varias veces reconstruido.

Basílica de San Lorenzo

Consagrada por San Ambrosio en 393, es la iglesia más antigua de la ciudad. Fue reconstruida en 1060. El edificio como es ahora data del 1423 y fue diseñado y construido por Brunelleschi. En la reconstrucción de la basílica, Brunelleschi propuso su nuevo tipo de iglesia, en estilo clásico, inundado con luz para distinguir una claridad arquitectónica (y no místicamente a media luz como hasta entonces), absolutamente regular y simétrica. Dentro hay obras de Rosso Fiorentino, Desiderio da Settignano, Donatello y Bronzino. La iglesia está flanqueada por la espléndida Sacristía vieja, hecha por Brunelleschi, y la nueva de Michelangelo, que hospeda las tumbas de la familia Medici, llamada Capilla de los Medici. A la izquierda de la iglesia está la librería Laurenciana, también diseñada por Michelangelo, por orden de la familia Medici, que quería un lugar donde conservar sus preciadas colecciones de libros, papiros y manuscritos. No lejos de San Lorenzo está el Mercado central, construido con cristal y acero, un ejemplo espléndido de arquitectura del tardo siglo XIX.

Cappelle Medice (Capillas de los Medici)

Las Capillas de los Medici son parte del complejo monumental de San Lorenzo. La iglesia de San Lorenzo fue la iglesia oficial de los Medici, convirtiéndose en su mausoleo. El proyecto de una tumba de familia fue concebido en 1520 cuando Michelangelo empezó a trabajar en la nueva Sacristía. Era sobre todo el cardenal Giulio de’ Medici, futuro Papa Clemente VII, quien deseaba erigir un mausoleo para algunos miembros de su familia, Lorenzo el magnífico y su hermano Giuliano, y Lorenzo, duque de Urbino y Giuliano, duque de Nemours. Michelangelo trabajó en las esculturas del sarcófago hasta 1533, pero las únicas terminadas realmente fueron las estatuas de los duques Lorenzo y Giuliano, las alegorías del amanecer y del anochecer, de la noche y del día y el grupo de Madonna y niño colocados sobre el sarcófago de los dos «magnifici» y flanqueados por los Santos Cósimo y Damián. Como resultado de la historia de la capilla y por su simbolismo, se han hecho muchas interpretaciones de sus esculturas. Las actitudes de las dos figuras principales representan las vidas activa y contemplativa, mientras que las estatuas del sarcófago se refieren probablemente a las condiciones y a las fases de la vida humana. Las tumbas también se refieren a la liberación del alma después de la muerte, un concepto filosófico ligado a la espiritualidad de Michelangelo.

La Gallería dell’Accademia

La Galería de la Academia es uno de los más conocidos museos de Florencia, porque hospeda famosas esculturas de Michelangelo, incluido el «David», «Los cuatro prisioneros» y la «Pieta de Palestina». Hay también muchos cuadros de la colección del Grand Duce Pietro Leopoldo, mecenas de los jóvenes artistas florentinos.

San Miniato al Monte

La iglesia de San Miniato al Monte es uno de los ejemplos más maravillosos de la arquitectura románica de la Tuscania, construida entre el siglo XI y el XIII. La fachada típica en mármol blanco y verde está adornada por una bella arcada y tiene un mosaico del siglo XII de Cristo entre la Madonna y San Miniato. En el interior, el altar conserva los huesos de San Miniato. El presbiterio es de gran belleza, con su púlpito y su coro de madera taraceada. La Sacristía tiene frescos hechos por Spinello Aretino sobre las dieciséis historias de la leyenda de San Benedicto. La capilla de San Jaume, o «Cardenal de Portugal» está adornada por obras de Luca della Robbia. La capilla del Crucifijo fue diseñada por Michelozzo y adornada por Luca della Robbia. A la derecha de la iglesia está el Palacio del obispo, residencia antigua del verano de los obispos de Florencia que entonces hicieron un convento, un hospital y una casa de Jesuitas. Desde allí hay un bello panorama de la ciudad.

Mercados Típicos

  • El mercado de San Lorenzo y el «Mercato Centrale». Desde Piazza S. Lorenzo a Vía dell’Ariento, en todo el entorno de la Basílica de San Lorenzo (en el centro histórico de la ciudad), puede encontrar el que está considerado el mercado más importante de la ciudad, con ropa, artículos de cuero, recuerdos, etc. Está cerrado el lunes y el martes.
  • Sant’Ambrogio: Localizado en Piazza Ghiberti y Piazza Sant’Ambrogio, el mercado está en el interior y al aire libre. Pasea fuera y descubre los puestos de frutas y verduras frescas, de ropa, de flores, de zapatos y de artículos para la casa. Después entra, si estás buscando carne fresca o pescados, pastas, tiendas de comida o buen queso. ¿Tiene Ud. hambre? Entonces puede tomar asiento en el restaurante interior (bueno y barato). El mercado está abierto todos los días (a excepción del domingo) a partir de las 7 hasta las 14h.
  • Mercado «Delle Cascine»: Localizado en un parque muy hermoso, el Parco delle Cascine (el parque más grande de Florencia) cada martes, por la mañana, abre (desde las 7 hasta las 14h) lo que probablemente es el más grande y el más barato mercado de la ciudad. Si está buscando frutas, verduras, ropa, comida en general, artículos para la casa, antigüedades, tarjetas telefónicas, zapatos y cualquier cosa que pueda necesitar puede encontrarla aquí. Y, después de las compras, no se olvide dar un paseo por el parque.
  • Mercado delle «Pulci»: El famoso RASTRO de Florencia está situado en Piazza dei Ciompi y está abierto cada día de 9 a30h. Si puede vaya el último domingo del mes, cuando los puestos se alargan por las calles de alrededor. Aquí puede encontrar muebles y objetos antiguos, grabados, monedas y joyas. Puede también encontrar tesoros entre las curiosidades y libros polvorientos. Merece una visita porque permite un vistazo a la Italia del pasado a través de estos artefactos exhibidos en puestos desordenados.
  • Mercado del Porcellino: Artículos en paja florentina, bordado a mano, mercancías de cuero, objetos en madera, flores, en Piazza del Mercato Nuovo, todos los días de 8 a 19h, excepto domingo y lunes por la mañana.