Amán y vuelta a casa (día 16: 31-7-22, domingo)

Hoy teníamos el desayuno incluido. Ayer también pero nos fuimos antes de la hora. De haber sabido que era tan bueno, habríamos pedido algo para llevar. Es mucho más completo que los típicos que hemos tenido hasta ahora, y se sirve en la terraza.

Y para hoy teníamos las visitas de Amán, o sea la Ciudadela y el Teatro romano.

Amán

Amman es la capital del Reino Hachemita de Jordania, que es como oficialmente se llama Jordania. Numerosas civilizaciones han pasado por ella desde el 8500 AC, fecha de la que datan los restos más antiguos encontrados. Asirios, persas, omeyas, griegos y romanos, entre otros, han pasado por ella, dejando restos arqueológicos y artísticos.

Ammán es una de las ciudades más modernas del país y reúne casi el 40% de la población de Jordania, alrededor de 5 millones. La ciudad tiene numerosos sitios de interés pero, para visitar los lugares imprescindibles de Amman, con un día o medio puede ser suficiente.

En Ammán es fácil pasar de las ruinas del teatro romano y de la Ciudadela a los modernísimos graffiti y ejemplos de arte urbano que decoran muchos muros del centro de la ciudad. La mayoría de los edificios en Amán están hechos de piedra caliza logrando con ello una uniformidad y estética.

Amán, Jordania.

Ciudadela de Amán

Precio: 3 JOD o gratis con la Jordan Pass

Duración de la visita: 2 horas escasas

Un taxi de la mezquita a la ciudadela puede costar entre 2 y 5 JOD, a 3’ en coche. Nosotros subimos y bajamos andando, nos pareció un paseo agradable. En ambos casos nos ayudamos del MapsMe para subir por escaleras, que hacía el tramo más rápido. Está vallada, así que no puedes entrar por donde quieras. Cuando llegamos a la carretera principal fuimos a la izquierda y tuvimos que seguir el camino un tramo más, hasta llegar a la entrada.

Ciudadela de Amán, Jordania.
Ciudadela de Amán, Jordania.
Vistas de Amán desde la Ciudadela.

La Ciudadela de Amán se encuentra en lo alto de la colina más alta de la ciudad, que se eleva unos 850 metros sobre el nivel del mar. Ha sido ocupado desde la Edad de Bronce y ha observado la presencia de los romanos y del imperio bizantino, entre otros, durante su larga historia.

Nada más entrar en el recinto lo primero que nos llamó la atención fue la visión panorámica que se tiene de las colinas por las que se extiende la ciudad. La perspectiva de 360º es espectacular. Mires donde mires las colinas están repletas de pequeños edificios blancos y ocres que se extienden hasta donde la vista alcanza. Además, desde allí también se puede ver el gran Teatro Romano de Amman, uno de los mejor conservados y situado a los pies de la colina. Seguramente es el mejor mirador de Ammán.

Estas son las visitas que se pueden hacer en la Ciudadela:

Durante nuestra visita coincidió con una de las llamadas a la oración y es alucinante el canto retumbando por las diferentes colinas. Pone los pelos de punta.

Teatro Romano de Amán

Precio: 2 JOD, gratis con la Jordan Pass

Al salir de La Ciudadela nos dirigimos al Teatro Romano. Siguiendo MapsMe bajamos por entre las casas, pero nos salía marcado como escaleras. Tardamos poco, como unos 10-15’.  

Se construyó en el siglo II dC. Podía albergar a unas 6000 personas sentadas y sigue acogiendo conciertos actualmente. Destaca su situación, encastrado en una de las colinas que conforman la ciudad. También ofrece algunas de las mejores vistas de la ciudad.

Merece la pena subir hasta arriba del teatro. Las vistas son espectaculares.

Teatro Romano de Amán, Jordania.

Jordan Folklore Museum y Jordan Museum of Popular Traditions

A cada lado del teatro tienes dos museos: Jordan Folklore Museum y Jordan Museum of Popular Traditions

Precio: 2 JOD, gratis con la Jordan Pass

Antes de salir del teatro romano, en un lado se encuentra el Museo del Folclore, con instrumentos musicales, vestidos, armas y otros objetos tradicionales.

Y en el otro lado está el Jordan Museum of Popular Traditions.

De vuelta a la plaza Hachemita, a mano derecha se encuentra un pequeño teatro, denominado Odeón, construido al mismo tiempo que su hermano mayor y con capacidad para unas 500 personas. Está muy bien restaurado. Es gratis

Centro de Amán

El Downtown de Ammán es un verdadero hormiguero de gente, tiendas y coches que no parece dormir nunca. Las calles y edificios modernos e impersonales se mezclan con las tiendas del zoco y el rojo y el negro de los ropajes tradicionales jordanos que están en casi todos los escaparates.

Pasear por el Downtown es zambullirse de pleno en la vida de la capital jordana y, de paso, una de las mejores cosas que hacer en Ammán. Las calles del centro de Ammán son muy bulliciosas y tienen mucho tráfico, pero en ningún momento se tiene sensación de inseguridad.

En pleno centro está la Mezquita Al-Husseiny, justo al lado del mercado. Sólo se puede ver por fuera porque los no musulmanes no la pueden visitar.

Otra cosa que hay que hacer es pasear por el zoco. Aunque no es el más bonito, no tiene la magia ni el encanto del zoco de Estambul, pero aun así es un lugar interesante que ver. A nosotros nos gusta mucho perdernos por los mercados. Aquí compramos algunas especias, me hubiera llevado la maleta entera.

Con estas visitas pasamos la mañana y buscamos un sitio para comer. Aunque el vuelo no salía hasta la noche, nos dimos una vuelta y ya fuimos al aeropuerto.

Nos fuimos con un Uber. Nos costaba lo mismo que el precio establecido, pero ya no nos quedaban dinares y así podíamos pagar con la tarjeta directamente. En función de la demanda, sube o baja el precio. Sé que hay alguna alternativa en bus pero íbamos muy cargados con los souvenirs que habíamos comprado y buscamos la opción fácil.

Nuestro vuelo salía a las 21.40h, con escala de toda la noche en Roma. Es un rollazo tanto tiempo de espera, pero no te puedes arriesgar a coger escalas muy cortas, así que la alternativa era esto o pagar más del doble por el vuelo. A las 10 de la mañana del día siguiente, llegábamos a Barcelona.

Y aquí llega a su fin otro fantástico destino!