Día 1: martes, 22 de marzo de 2016

Teníamos pocos días de fiesta esta Semana Santa así que hemos hecho una escapada corta a la zona de Girona. Empezamos por el Museu Dalí, en Figueres. Esta es su página Museo Dalí

Exterior del Museo Dalí, en Figueres, Girona.

Exterior del Museo Dalí, en Figueres, Girona.

Abrían a las 9.30 h así que a esa hora ya estábamos allí. Habían muchos franceses visitándolo. Qué decir que no sepamos de la genialidad de Dalí. Poder ver en verdad las imágenes que tantas veces hemos visto… Para muestra un botón…

Interior del Museo Dalí, en Figueres, Girona.

Interior del Museo Dalí, en Figueres, Girona.

Interior del Museo Dalí, en Figueres, Girona. Interior del Museo Dalí, en Figueres, Girona. Interior del Museo Dalí, en Figueres, Girona. Interior del Museo Dalí, en Figueres, Girona. Interior del Museo Dalí, en Figueres, Girona.

Con la entrada al museo también viene incluída la entrada a Dalí-Joyas, la colección que diseñó Dalí. Como todo buen maestro de la época, había que destacar no sólo en un campo de la cultura sino que ejercitarse en varios de ellos.

Museo Dalí Joyas, en Figueres, Girona. Museo Dalí Joyas, en Figueres, Girona.

La visita a los dos museos nos llevó toda la mañana. Luego estuvimos dando un paseo por el casco antiguo de Figueres.

Paseando por Figueres, Girona.

Paseando por Figueres, Girona.

Paseando por Figueres, Girona.

Y para comer teníamos pensado ir a un clásico para nosotros. El restaurante Can Punyetes. Es una cadena que ya conocíamos puesto que hay varios en Barcelona. También tienen alguno en Madrid y en otras localidades de Catalunya. Sin duda, no nos defraudó en absoluto. Esta es la web de Figueres: Restaurante Can Punyetes

Restaurante Can Punyetes en Figueres, Girona.

Restaurante Can Punyetes en Figueres, Girona.

Restaurante Can Punyetes en Figueres, Girona.

Y con la barriga bien llena vamos a Castellfollit de la Roca, que está a media hora de Figueres.

Castellfollit es un pueblecito de unos 1.000 habitantes que se levanta al borde de un acantilado basáltico, causado por la erosión de los ríos que lo rodean. A unos 50 metros de altura, este pueblo asentado en el acantilado crea una imagen espectacular.

Vistas de Castellfollit de la Roca, al borde del precipicio.

Vistas de Castellfollit de la Roca, al borde del precipicio.

Y pasear por el pueblecito es muy agradable. Callecitas empedradas…

Paseando por Castellfollit de la Roca...

Paseando por Castellfollit de la Roca…

Paseando por Castellfollit de la Roca... Paseando por Castellfollit de la Roca...

Una visita rápida y agradable.

Y para acabar el día ahora vamos a Besalú, una población medieval a unos diez minutos de Castellfollit, de nuevo en dirección hacia Figueres.

Besalú tiene un conjunto medieval muy bien conservado. Quedan restos de la muralla, bordeando el río. El puente románico, con su torre fortificada, sobre el río, es la imagen típica de Besalú.

Puente románico de Besalú, Girona.

Puente románico de Besalú, Girona.

Vistas desde el Puente Románico de Besalú, Girona.

Vistas desde el Puente Románico de Besalú, Girona.

Besalú, Girona.Puente románico de Besalú, Girona. 20160322_172351

Puedes pasear por sus calles también empedradas.

Besalú, Girona.

Paseando por Besalú, Girona.

Besalú, Girona.

En la gran Plaça Major con sus arcadas y terracitas, encontramos el Monasterio de San Pere.

Plaza Mayor de Besalú, Girona.

Plaza Mayor de Besalú, Girona.

Plaza Mayor de Besalú, Girona.

Monasterio de San Pedro en Besalú, Girona.

Monasterio de San Pedro en Besalú, Girona.

Otra visita agradable para los sentidos.

Ya en Figueres tenemos reservada habitación en un sencillo hostal que nos sorprendió por su fantástica relación calidad/precio. Nosotros teníamos 2 habitaciones por 62 euros. No se si todas están igual, pero las nuestras estaban reformadas, mucho más bonitas que lo que aparece en su web Hostal Sanmar. Aquí ponemos un par de fotos:

Hostal Sanmar en Figueres, Girona.

Hostal Sanmar en Figueres, Girona.

Hostal Sanmar en Figueres, Girona.

Además hay una zona muy grande de aparcamiento gratuito al lado.

Como ya estábamos cansados nos quedamos un rato descansando en el hotel.

Para cenar, la verdad es que no teníamos mucha hambre y en el hotel nos dijeron que en Figueres por la noche no había mucho ambiente. De hecho era martes… Fuimos a buscar un sitio para picar alguna cosa. La verdad es que muchos restaurantes que estaban abiertos para comer ahora estaban cerrados. En el casco antiguo hay mucho comercio, así que por la noche estaba todo cerrado. Realmente nos pareció que había poco ambiente así que nos fuimos pronto al hostal.

Por hoy habíamos acabado el día.

Día 2: Lago de Banyoles y Girona