Excursión a la Península de Railay (día 20, martes, 24 de julio de 2018)

Hoy me he levantado a las 10:30h porque como ayer me acosté tarde, de fiesta… He hecho un desayuno potente que consistía en 2 huevos fritos, salchicha, tostadas, fruta y zumo natural. A las 12 ya estaba cogiendo el barco a la Península de Railay, que son unos acantilados, no es isla. Pero no se puede llegar andando desde donde estoy porque o es jungla o acantilado…

Cogí el barco en el puerto de Ao Nang. Allí compras el tiquet y compras ya la ida y la vuelta. El de vuelta lo puedes coger a la hora que quieras hasta las 18 h. Cuando se llena el barco, vuelve al puerto…

Allí había quedado con un par de chicos que conocí el día anterior, un italiano y un singapurense. Estuvimos un rato en la playa, luego estuvimos en la playa de Railay West, pero esta playa no era la mejor para nadar porque hay rocas en el suelo y, o llevas escarpines que te protejan bien el pie, o no entres porque te cortarás, seguro. Yo me hice un corte en la planta del pie y es bastante molesto. Se veía otra gente con los dedos ensangrentados…

Las alternativas son: o ir a Railey East, que está en el otro lado, sólo tienes que cruzar los resorts; o puedes ir a la playa de la cueva Phra Nang que es impecable, está limpísima y además tienes las vistas de la cueva. Esta es la que fuimos nosotros luego. Importante el tema del calzado, si no te harás polvo los pies.

Playa Railay West, Tailandia.

Aquí está bien para hacer fotos, tomar el sol… Lleva calzado adecuado si te quieres acercar al acantilado desde dentro del agua. Además, no cubre casi por lo que es muy difícil ahorrarse andar por encima de las rocas. Si no, la alternativa es acercarse a las otras playas que he dicho, que se tarda 5’.

Después de aquí yo quería ir a un mirador a hacer una excursión que había leído en un blog. Ya llevaba en la mochila los zapatos de treking porque había leído que había que escalar, descolgarte por cuerdas y que con chanclas era casi imposible, además de que las rocas cortan, resbalan, está todo lleno de barro… Y había quien había acabado quitándose las chanclas y está claro que no era lo ideal. Si quieres hacer esta excursión, lo ideal es que lleves o zapato de río, o supongo que los mismos escarpines también te servirían, o de treking como llevaba yo. Si no, es bastante difícil.

Si aún así lo quieres hacer con chanclas, yo recomiendo llegar sólo hasta el mirador donde hay unas fantásticas vistas y luego vuelves a bajar. Esto no es tan difícil. Pero después yo, cabezona de mi, me empeñé en ir a la Laguna. Y a no ser que te guste escalar y lo hagas por la escalada en si, por el rato de la aventura, el par de horas que estarás haciéndolo, no vale la pena porque la Laguna es de barro. A mi me costó un montón y eso que llevaba calzado de trekking. Estuve varios días con agujetas, creo que han sido las peores en toda mi vida.

Mola porque estás casi tu solo, y después de la currada y miras hacia arriba y ves el agujero del cielo… O si quieres hacer la coña y luego te puedes revolcar en el barro en plan spa y tal, como yo ya he hecho en algún otro sitio, pues está bien. Pero si te quieres pegar la currada para llegar a una laguna de aguas cristalinas, pues no es eso lo que encontrarás, y además es bastante difícil.

El tramo de la laguna estaba cerrado y ponía cerrado el paso, a pesar de que todo el mundo pasaba. Y nos explicaron que era porque el mes pasado alguien se rompió una pierna. Hay escaleras, muchos huecos por donde pasar, bastante vertical y con poco espacio para poner los pies…

La escalada la hice sola porque mis compañeros iban con chanclas y les recomendé que no lo hicieran, porque además estaban al principio del viaje, no era cuestión de jugársela a tener algún percance. Me esperaron en la playa y me guardaron la mochila así que fui más cómoda sólo con la riñonera. La escalada consiste en una cuerda que está allí atada, hay cuerdas atadas a los árboles para que la gente pueda subir. Subes sin arnés ni nada, por tu cuenta y también haces la caminata por tu cuenta.

Cuando llegué a la Laguna sólo había una pareja de franceses que fueron muy amables y se esperaron un rato conmigo para que hiciera las fotos y que no volviera sola porque es fácil que alguien se puede hacer daño, aunque sea una simple torcedura de pie…

Cuando volví habíamos quedado en la playa de la Cueva, Princess Cave, hice fotos de la cueva, todo limpio, abierto, gratis, con gente limpiando constantemente, con servicio de seguridad controlando que todo estuviera bien. Un ratito de playa y volvimos de nuevo con el bote, que llegamos chorreando. No se si el hombre tenía prisa o el mar estaba más picado o qué paso, pero si a la ida tardamos media hora, a la vuelta la mitad y llegamos todos empapados.

Me comí una crepe, me fui a duchar y salí a cenar con ellos. Ellos saludaron a una pareja de Canadá que habían conocido en el bote y pasamos la noche los cinco juntos, en un bar de copas. Luego conocimos a un grupo de una docena de belgas que venían en viaje de estudios, que también se nos juntaron y fuimos a la playa y estuvimos bailando hasta… no hace falta concretar.

Otros precios del día:

Desayuno + bebida: 200 bahts

Helado grande: 60 bahts

Comida: 180 bahts

Barco i/v: 200 bahts

Compra en el super: 90 bahts

Crepe: 50 bahts

Pizza fruiti di mare: 180 bahts

2 copas: 200 bahts

Día 21: Visitas en Krabi, Ao Nang (AO NANG, KRABI, TAILANDIA)